Mas Garganta

¡ Espero que vuestro fin de semana fuese bueno ! Por aquí, aún aprovechamos las buenas temperaturas de este final de verano, que suavizan muchísimo la vuelta al cole. Hoy, sigo con nuestro diario de viaje en Cataluña. Esta vez, os contaré dónde dormimos. Alojarse en familia, no siempre es sencillo. En muchos hoteles, las habitaciones no tienen la capacidad de acoger familias de más de dos niños. A menudo, te proponen 2 habitaciones. Lo que es un verdadero problema, cuando los niños aún son pequeños. Nosotros no tuvimos este problema en nuestro viaje. Os doy dos buenas direcciones que hemos podido probar.

Mi flechazo, es para esta preciosa casa rural, el Mas Garganta. Una antigua masía, llena de historia, renovada con gusto y a disposición de familias y viajeros, sensibles a la naturaleza y las tradiciones. Un entorno único. El lugar perfecto para respirar y hacer una pausa, entre montañas y volcanes.

La propietaria a preferido guardar un aspecto antiguo y auténtico, en vez de hacerlo todo nuevo. Esto lo hace aún más encantador… La higuera enorme, preside la entrada y deja entrever largas sobremesas. Arriba, la terraza cubierta, es perfecta para relajarse y disfrutar de la vista increíble de montes y prados. Para las familias, Rosa lo tiene todo previsto: a final de cada tarde, una canguro se ocupa de los niños. En una cabaña al final del jardín, podrán jugar, bailar o explorar la naturaleza… En casa, también hay una sala de juegos, animales, un huerto, una piscina… ¡ Se puede decir que es una casa rural eco y kids friendly ! ¡ Un verdadero paraíso ! Se tiene que hacer, al menos una vez en la vida :)

 

El hotel Vall d'en Bas

Otra opción, muy buena también, con otro estilo, es el hotel Vall d’en Bas. Un poco menos perdido en las tierras, pero también rodeado de naturaleza y montes. El hotel propone habitaciones en duplex, para las familias. Piscina y restaurante están a disposición, con menus infantiles. Mucha paz y serenidad… El silencio es rey, la vista a las montañas es muy relajante. El cuadro es perfecto para descansar y que todo el mundo esté contento.

Este hotel, está situado a las afueras del bonito pueblo de Joanetes. Calles peatonales, casas típicas y flores… Un placer pasearse con los niños, por todas sus callejuelas.

Los macarrones, un plato típico Catalán. Nada más sencillo y nada más delicioso ! Pasta con carne de butifarra, tomate y queso. ¡ Nunca fue tan fácil, que los niños se acabarán el plato !

La primera parte de nuestro viaje, llega a su fin. Nos llevamos unos recuerdos increíbles de esta región que tanto nos ha enamorado. La acogida fue cálida, los paisajes mágicos, las actividades geniales para toda la familia… Tan sólo me queda recomendaros este viaje. A menudo, no hace falta irse bien lejos para encontrar el paraíso. Cómo la mayoría de las veces, ¡suele estar muy cerca ! Os dejo unos links, de sitios para comer típico de la zona. Para la segunda parte de nuestro viaje, nos iremos a explorar el Mediterráneo en la Costa Brava. Nos os vayáis muy lejos, ¡ os prometo muchas sorpresas !

Lois

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *